Artes marciales para niños: disciplina, autocontrol y respeto

En las artes marciales para niños, al contrario de lo que pueda parecer, la preparación para el combate y la competitividad no son objetivos principales. El respeto hacia el maestro es un aspecto esencial que ha perdurado en el tiempo y que se hace todavía más relevante cuando nos preparamos para enseñar artes marciales a niños.

En el momento de iniciar el entrenamiento de las artes marciales, uno de los propósitos es que los niños aprendan a defenderse, pero no es el único. La educación constituye el otro gran pilar fundamental, haciendo de la práctica de este deporte una de las más completas.

Si bien es cierto que gracias a su entrenamiento los niños ganan agilidad, resistencia y coordinación, aspectos más visibles de cara al combate, los beneficios que las artes marciales aportan en estas edades van más allá de la mejora física; inciden en la formación del carácter, haciendo que aprendan a resolver conflictos de forma pacífica; a saber fijarse metas; a expresarse en público y a trabajar en equipo.

La metodología que se debe plantear, por lo tanto, també será diferente de la que se sigue en los adultos. Debemos pensar en entrenamientos más lúdicos, donde reine la diversión sin olvidar, por supuesto, el aprendizaje básico de las técnicas. Actividades como los casales de verano son claras oportunidades para trabajar estos aspectos, ya que se combinan ejercicios propios de las clases con actividades más veraniegas.

Esta semana, en Golden Kyu, despedimos nuestro casal de verano hasta septiembre y, para celebrarlo, aquí os dejamos algunas imágenes de lo bien que se lo han pasado los pequeños jugando en el dojo, en la piscina, haciendo manualidades,… ¡no había quien los parara!

Si tienes hijos/as y quieres conocer los beneficios de las artes marciales para los niños/as te invitamos a conocer nuestras instalaciones y probar una semana gratis.